Dani Navarro: «Solo pido disfrutar un poco más de mi deporte»

Dani Navarro, ciclista del Israel Katusha Alpecin

Dani Navarro (1983) nació en Salamanca, pero se trasladó a Asturias cuando tan solo era un niño. Allí descubrió la pasión por las dos ruedas de la mano del equipo gijonés Estel Las Mestas. En la actualidad, sigue ostentando en la región en Asturias el récord de victorias en una misma temporada en la categoría cadete. En el año 2005 dio el salto al ciclismo profesional formando parte de las filas del Liberty Seguros-Würth. Destaca como escalador y como buen gregario. La pasada temporada fue una pieza clave de la escuadra suiza Katusha Alpecin. El equipo acaba de fusionarse con el conjunto de Israel Cycling Academy, por lo que en 2020, Navarro correrá en el worldtour bajo la firma Israel – Katusha. Hablamos con el ciclista asturiano para hacer un balance de su carrera.

– Creciste en Asturias y fue precisamente ahí donde comenzaste tu andadura con el ciclismo. ¿Cuáles son tus localizaciones asturianas preferidas para entrenar?

Dani Navarro (DN): Por supuesto, para entrenar me quedo con la zona cerca de Gijón por vivir toda mi vida allí. Villaviciosa, Pola de Siero y todos los alrededores. Otra zona que también me gusta ,aunque me queda algo lejos y tengo que ir en coche, es la zona de Pola de Lena. Allí hay puertos bastante largos que al lado de Gijón no hay.

– En 2005 das el salto al ciclismo profesional. ¿Cómo fueron los comienzos?

DN: Los comienzos en el mundo profesional fueron muy bonitos. Pasé por un equipo español con muy buen ambiente y además mi nivel era bastante bueno para ser neo profesional.

– ¿Cuál es el mayor reto profesional al que te has enfrentado como ciclista?

DN: Retos como tal no puedo destacar ninguno. Quizás correr el tour de Francia por ser la vuelta por etapas más dura e importante del mundo.

– Haciendo balance, ¿cuál es el mejor momento que has vivido hasta ahora como ciclista profesional?

DN: La vuelta en la que terminé 10° en la general (año 2014) y en la que gané una etapa es, sin duda, mi mejor momento. Me encontraba muy bien de sensaciones y encima obtuve un gran resultado.

– Has vivido Tours, Giros… ¿qué tienen de especial los puertos de estas pruebas? ¿Cómo se viven desde la bici?

DN: He corrido muchas vueltas de 3 semanas. Las tres son totalmente diferentes; aunque quizás la más dura y la más bonita sea el Giro, lo cierto es que el Tour, por ser la más importante, se vive de manera más intensa y más sufrida. Todos los corredores están muy, muy en forma y todos quieren, o queremos, ganar allí. La vuelta, por ser un ciclista español, también me gusta mucho y es siempre especial, sobre todo cuando hay alguna etapa que conoces bien o que te hacen ilusión, como las asturianas.

– ¿Cómo describirías los principales puertos asturianos? ¿Cuáles son sus encantos?

DN: En Asturias tenemos de todo: puertos cortos, largos, duros… Probablemente, la mejor zona sea la de Pola de Lena y Mieres, ya que allí se encuentran los puertos que normalmente se suben en la Vuelta. Desde El Cordal o la Cobertoria, pasando por La Cubilla o Pajares. Es una zona impresionante para hacer puertos de más de 1h mientras disfrutas de unos paisajes espectaculares.

– ¿Crees que el cicloturismo puede contribuir al desarrollo socio-económico de las zonas rurales asturianas?

DN: Es cierto que desde hace unos años para aquí mucha gente se ha aficionado a andar en bici. Eso, sin duda, es algo muy bueno para las regiones y los pueblos. En una marcha cicloturista, por ejemplo, pueden llegar a salir más de 1000 ciclistas con todo lo que ello conlleva: hoteles llenos, restaurantes sin parar de servir y demás. Los cicloturistas aprovechan para conocer el sitio y hacen gasto, haciendo que para el turismo sea también bueno.

– Por último… ¿qué deseo pide Dani Navarro para el futuro?

DN: Solo pido disfrutar un poco más de mi deporte y tener un poco más suerte con las caídas, ya que este año debido a la dura caída del tour no ha sido particularmente bueno y no he podido ser feliz encima de la bici.

COMPARTIR: